dom. Abr 5th, 2020

MLmedios

Radio Cultural por Internet desde Guadalajara

Entrevista con Susana Prieto, abogada y dirigente en la Huelga maquiladora fronteriza

Susana Prieto Terrazas en entrevista para MLmedios

La abogada Susana Prieto Terrazas, originaria de Ciudad Juárez, Chihuahua, ciudad ubicada en el norte de México, ha tenido muchos seguidores a partir de su liderazgo en el Movimiento 20/32, una huelga masiva de obreros de 45 maquiladoras en Matamoros Tamaulipas, en enero de 2019. Matamoros se encuentra también en el norte, en la frontera con Estados Unidos. Con dicho movimiento, los obreros consiguieron el aumento del 20% de su salario y también un bono de $32,000.00 pesos (poco más de 1,300 dólares, que ahora es fluctuante).

Posteriormente se formó el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de la Industria y Servicios, el SNITIS, que tiene como objetivo ser una alternativa a los sindicatos corporativizados en centrales obreras pro-patronales, desarrolladas a lo largo del siglo XX, paralelamente a la formación y fortalecimiento del Estado mexicano.

Si bien, ha tenido muchos seguidores, también grandes detractores. Esta polarización se debe a su oposición, tanto a las autoridades de los partidos locales (tanto del PRI, el PAN, como de Morena), y a los líderes de centrales obreras. Ante este panorama, es importante conocer su propia perspectiva a través de su voz.

  1. Lo primero que quisiera es preguntarle ¿cómo es que usted llega a involucrarse con el movimiento obrero?

Bueno, pues si me pregunta en términos generales por qué me pude introducir en asuntos de carácter laboral, yo tengo 34 años litigando derecho laboral y defendiendo trabajadores. Soy Licenciada en derecho. Cuando estudié la carrera litigaba derecho penal, también litigué civil, familiar, agrario, y de alguna forma hipotecario, y me parece que en lo que mejor me encontré fue en materia laboral y en materia civil, primero porque soy mala para cobrar —sí hay que decirlo, porque es una de las cosas con las que mi detractores me golpean mucho, y que resultan bastante irracionales—.

Cuando los trabajadores son despedidos injustificadamente por las empresas, en un momento dado, si tengo necesidad [económica], evidentemente les cobro, o sea, yo tengo que sostenerme de algo ¿no? Pero, yo soy una como abogada, y soy otra como activista. Como activista no cobro un solo centavo, y como activista lideré el movimiento 20/32 en Matamoros, Tamaulipas.

  • ¿Y cómo fue que usted llegó a saber de la situación de los obreros de Matamoros?

En octubre de 2018 ellos me contactaron a través de mi red social, porque en aquella fecha yo hice un video donde anticipaba a todos los trabajadores de la franja fronteriza o de la zona libre sobre lo que estaba sucediendo en Ciudad Juárez, Chihuahua, que los patrones los estaban engañando, y que el Presidente de la República iba a emitir un decreto si efectivamente cumplía con su promesa de campaña, que iba a aumentar al 100% el salario mínimo en la franja fronteriza. Primero veían muy improbable que Andrés Manuel López Obrador llegara a ser Presidente de la República, pero cuando vieron que esto era en serio, cuando él llegó a ser Presidente electo de la República, entonces en [Ciudad] Juárez, en octubre de 2018, iniciaron en las empresas un maquillaje de los números que los trabajadores percibían. En julio del 2018 Andrés Manuel López Obrador había empezado su gira, una gira que llamó del “agradecimiento”, o una cosa así. Entonces estaba corroborando en cada uno de los lugares a los que acudía que efectivamente se iba a doblar el salario mínimo.

Este maquillaje, que comenzaron a hacer las empresas en octubre, se hizo respecto a los bonos que los obreros recibían, porque los trabajadores de la maquiladora no ganaban el mínimo, si se les cuenta todos los accesorios que integran el salario, a los que se refiere el artículo de la Ley Federal del Trabajo, es decir, bonos de puntualidad, bonos de asistencia, bonos por producción, bonos por turno, bonos por antigüedad, resulta otro monto.

Y en octubre de 2018 en Ciudad Juárez Chihuahua la industria maquiladora empezó a reducir o a eliminar los bonos accesorios al salario cuota diario, es decir, si los trabajadores percibían 50 pesos de bono de puntualidad, más 50 pesos de bono de producción, les redujeron esos bonos a 25 pesos cada uno y le indexaron al salario diario 50 pesos.

Al final del día, cuando los trabajadores hacían las cuentas no les salían, reclamaron y fueron y dijeron a las empresas “—oiga es que usted me está dando aquí mi bono, pero mi bono era de 50 pesos, y aquí estoy viendo en mi recibo que me lo redujo”…,

Pero nada más con gritonearles en el departamento de recursos humanos, con decirles que ellos eran ignorantes, que eran analfabetas, que no entendían nada, porque así los tratan en los departamentos de recursos humanos, y que no podían ponerse al tú por tú con gente que no entendía, que si veían el total de su salario en los recibos anteriores y el total ahora, era el mismo, y el trabajador seguía preguntando, bueno, ¿pero por qué acá, mis bonos eran de 50 pesos cada uno y acá son de 25?” Y les contestaban: “Eso no tiene que importarte, lo que te tiene que importar es cuál es el total, y el total está igual.

Entonces es falso que haya aumentado al doble del salario en la franja fronteriza, Lo que pasó fue que se aprovecharon de la necesidad que tienen los trabajadores de conservar su trabajo, porque la mayor amenaza que le puedes dar a un obrero en este país, aunque gane 100 pesos diarios, es decirle que se va a quedar sin trabajo.

  • ¿Y cómo se organizó el Movimiento 20/32?

El movimiento surgió porque les querían robar el bono a los trabajadores. Estaban preparando el terreno para decirles —igual que les dijeron en Ciudad Juárez—, que gracias al decreto de Andrés Manuel López Obrador no iba a haber pago del bono en el año 2019. Pero ¿por qué el bono no…? Es que el bono es toda una historia…

Este bono en Matamoros Tamaulipas, en las fábricas del Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales y de La Industria Maquiladora (SJOIM), tiene su origen desde el líder Agapito González Cavazos, que fue un líder sindical que a finales de los años ochenta logró una prerrogativa muy especial, que no tienen otros sindicatos, que el salario del tabulador de todos los trabajadores, no sólo de los que ganaran el mínimo, se aumentara en el mismo porcentaje que se aumentaba anualmente el salario mínimo.

Entonces los obreros del SJOIM son los únicos en todo el país que tienen indexado el aumento salarial al aumento del salario mínimo, aunque no ganen exactamente el salario mínimo. Porque una de las mayores falacias de nuestro país es el aumento salarial de cada año, porque éste solo es obligatorio para quienes ganen el salario mínimo exacto. Por eso es que el salario mínimo es un mito, porque nadie lo gana con exactitud, no ganan precisamente los $176.72 pesos, que era el monto vigente en el 2019.

Andrés Manuel López Obrador había dicho correctamente que la Comisión Nacional del Salario Mínimo es un organismo que no sirve para nada, que debía desaparecer porque no tenía ningún sentido, pero el problema es que lo siguen sosteniendo, sigue estando ahí la Comisión Nacional de Salarios Mínimos. Sigue la comisión, y ahora, después del 2019 que aumentaron el 100% el salario mínimo, continúan con la misma fórmula del neoliberalismo, en la cual, se calcula el porcentaje de la inflación que ha sido del 3%, más un 2%. Entonces le dieron a los trabajadores solo un 5% de aumento salarial. Así pues nunca van a recuperar el valor adquisitivo de su salario ¿por qué? Porque en la franja fronteriza, la industria maquiladora les dice: “—yo no estoy obligado a aumentarte el salario.” “— ¿Por qué no estás obligado?” “—Porque tú no ganabas $176.72 pesos, tú ganabas 3 pesos y 18 centavos más, o 28 centavos más, entonces yo no tengo por qué aumentarte el salario.”

Los sindicatos emanados del PRI han sido siempre el sindicato blanco de empresa ideal para las empresas norteamericanas, para tener sometidos a los trabajadores y ser nada más el brazo derecho del departamento de recursos humanos de las empresas, pero además están sostenidos por el dinero de los obreros, y cada vez han aumentado más las cuotas, por ejemplo, en Matamoros, Tamaulipas, la cuota es del 4%, o sea, carretonadas de billetes, pero los trabajadores no ven ninguna ventaja respecto a sus aportaciones.

  • Del “bono único” a “el bono de $32,000 pesos”

Cuando llegamos a Matamoros empezamos a ver todos estos problemas, también cómo fue que se había creado un bono único. Lo que hicieron fue comprar a los líderes charros y decirles: “mira, si cada año aumenta 4% el salario —que es lo más que ha aumentado durante los treinta años del neoliberalismo, o sea dos, tres, cuatro, o cinco pesos— no te lo voy a aumentar. Mejor vamos a crear un bono único ¿sí? Donde yo establezca la diferencia en pesos y centavos, entre lo que fue el salario mínimo en el año 2018, para lo es el salario mínimo en 2019. Lo multiplico por 365 días del año, y te doy un solo bono en enero.” En enero porque en dicho mes la llamada “cuesta de enero”, en la que todos los trabajadores están jodidos.

Y entonces crearon ese bono único, que lo que implicaba era que ya no se iba a aumentar el salario de acuerdo a esa cláusula, indexada en los contratos colectivos de trabajo que dejó el extinto Agapito González. Y así se les pagaban nada más un bono único, el cual nunca fue superior a $3,500 pesos. De hecho este año fue de $3,225, me parece, por la diferencia que existía entre el mínimo, es decir, $176.72 contra $185.55, pues te salen 8 y pico de pesos por 365 días, pues el bono fue de 3,555.

Pero el problema fue al aumentar el salario mínimo para el 2019 en un 100%, porque estaba a 88.36 y subió a 176.72. Entonces, la diferencia entre el salario mínimo del 2018 y la del 2019 en Matamoros, de 88.36 por 365 días del año, daba un bono total de $32,251.40 pesos, por eso el líder sindical, amañado con las empresas, como siempre, les dijo que por el decreto de Andrés Manuel López Obrador, solo en el año 2019 no se les iba a dar el bono único.

Y entonces, el interés del bono único llegó a todo mundo por las redes sociales, en Juárez me decían: “oye también nosotros queremos tener un bono de $32,000 pesos…” y les decía yo: “no, es que eso fue para no aumentarles el salario, por la cláusula de sus contratos colectivos de trabajo, que tenían indexado el aumento salarial en todo el tabulador.”

  • El papel de la difusión a través de redes sociales

Empezaron vía Messenger: “venga, nos quieren robar,” y les pregunto “¿dónde están los contratos colectivos?”, me dicen: “No nos los dan…” O sea, nadie tenía una sola copia de ningún contrato colectivo entre las ochenta y cinco empresas que hay en Matamoros. Nosotros hemos tenido que luchar por todo y organizarnos por todo, y hasta hemos dormido en la plaza para ir a tomar un sindicato y que nos den copia de los contratos colectivos de trabajo, ahora con la reforma, pues ya les dieron contrato colectivo de trabajo, pero no les han dado los convenios celebrados a razón de la revisión de los contratos colectivos de trabajo del 2020, no se los han querido dar.

Y fue a través de las redes que se facilitó la comunicación con los obreros. Porque también resulta a veces muy difícil que los trabajadores confíen. Porque tienes una televisión que te da una información oficial, del Estado, es la televisión del neoliberalismo.

Respecto de mi persona que me han difamado hasta que se han hartado, sin embargo los trabajadores creyeron en lo que yo les estaba diciendo. Yo les mandaba videos desde Juárez. Explicándoles con puntos, bolitas y palitos por qué era de $32, 251.40 pesos el bono, porque cuando ellos me pidieron ayuda no sabían ni siquiera de dónde venía el bono. Y yo les decía: “—Bueno, ¿por qué no les van a dar el bono? ¿Cómo se constituye el bono, cada año es igual?”, “—No, porque varía.”, —¿Cuál es la causa variante?”, “—No sé.” “—¿De dónde sale el bono?”, “—No sé, nosotros solo sabemos que antes del 24 de enero nos dan una cantidad. Unos años de $1,100, otros de $3,500, otros de no sé qué…”

Una vez que llegó al contrato colectivo de trabajo y vi que la cláusula donde está indexado el salario, de ahí se me prendió el foquillo, y por eso, dije, se me hace que esto del bono tiene que ver con esto, conseguí los recibos de los últimos 3 años en que les habían dado el bono, y la fórmula fue incluida perfectamente, y ya les expliqué a los trabajadores y todo.

Después, en enero, el líder sindical emplazó a huelga por el aumento salarial, y el 16 de enero dijo que iba a estallar la huelga pero no estalló, y luego los hizo suspender labores. Los trabajadores tuvieron que suspender labores para conseguir las copias de los contratos colectivos. ¡Casi lincharon al líder sindical! Cuando lo tenían casi por lincharlo, yo hice un video en vivo desde Juárez y les dije “¡No, así no!” yo sí creí que lo iban a matar…

Les dije: “no, así no, así no, así no”. Es que él había autorizado la huelga, los hizo que compraran trapos negros con rojo — de su bolsa, porque les dijo que él no tenía dinero, —, y que fueran todos los trabajadores y se dispersaran por las 48 empresas y colgaran las banderas rojinegras. Cuando lo hicieron, me hablaron y me dijeron: “ya el líder sindical nos autorizó la huelga y ya estamos en huelga”.

Y les digo: “¡No, eso no es huelga! Lo que hizo fue dispersarlos para ubicar a cada trabajador en cada planta”. Y lo que pasó fue eso, que los despidieron, porque cuando ya se dispersan de la plaza y del sindicato, entonces ya se va cada uno a la planta a la que pertenece y ahí los ubicaron, por eso los despidieron a todos.

  • ¿Y a partir de ahí estalló la huelga masiva?

Sí, pues a partir de ahí es que me mandan llamar los obreros y me dicen que vaya, y que era una hija de la chingada y que por culpa de mis videos ellos se habían levantado y que ya habían corrido y que ahora quién los iba a defender, que ningún abogado los defendía ahí en Matamoros, y que eso que les pasó fue andarme haciendo caso, y que yo tenía la obligación… “Ahhhh, ándele pues.” Les dije. Entonces ya fui, los defendí, y llevé todo el procedimiento de huelga, obligamos al líder sindical, so pretexto de linchamiento, eh, porque eran como 18 mil trabajadores… a que nos dieran las copias de los contratos colectivos de trabajo, y lo obligamos a emplazar a huelga.

La huelga estalló en 45 empresas, a las 2 de la tarde, el 25 de enero de 2019, fue algo histórico en contra de la industria maquiladora. Muchos dicen que había algunos precedentes, que en minería, pero no, no había ningún precedente de un estallido en 45 empresas, el mismo día y a la misma hora, en contra de la industria transnacional, no tiene precedente histórico el movimiento de Matamoros.

Entonces, ya sellamos las huelgas y luego cuando sellamos las huelgas, empieza, siempre estuve batallando en contra del líder sindical porque el líder sindical les decía que no se salieran de trabajar, que no era necesario, les digo, claro que sí, si no se salen de trabajar van a declarar inexistente la huelga, pero ellos no querían, desconfiaban, temían perder su trabajo, ese es el temor que siempre tiene el trabajador, perder su trabajo.

Finalmente lo logramos, se salieron todos de la fuente de trabajo. De todas formas la autoridad, que siempre trabaja para los patrones, y para los sindicatos charros, declaró inexistentes las huelgas a las 48 horas, y llegaron nuevamente los representantes de los sindicatos a querer quitar la bandera rojinegra. Los convencí de que con su vida… que sobre su cadáver dejaran quitar esas banderas rojinegras, porque después de que se declarara inexistente la huelga, hay un término de quince días hábiles para interponer una demanda de amparo en contra de esa resolución que no es firme, y obligamos a la CTM a que interpusiera el amparo y se nos concedió la suspensión definitiva hasta finales de febrero del 2019, y ahí las empresas doblaron la mano, no podían estar ahí tanto tiempo sin producción. Ellos tienen contratos multimillonarios y cuando el juez de distrito nos concedió la suspensión, empezaron a caer como barajita concediéndoles el 20% de aumento salarial y el pago del bono de los $32, 000 pesos.

Pero otra cosa que es importante aclarar es el caso de Coca-cola, un caso totalmente especial que no tiene que ver con las huelgas de Matamororos. No es lo mismo lo que pasó en la empresa de Coca-cola que las huelgas en las maquiladoras. No hay que mezclar una cosa con la otra y de hecho yo estoy escribiendo un libro porque hay que establecer perfectamente cuál es la diferencia.

Si bien, pertenecían al mismo sindicato, el SJOIM, la huelga de la Coca-cola fue un caso todavía más terrible, porque el secretario general del sindicato les hizo creer a los trabajadores que había estallado la huelga, fue y puso la bandera rojinegra, sacó a los trabajadores de laborar, y se presentó ante la junta especial del estado de Tamaulipas en Matamoros, pero la junta se declaró incompetente para reconocer la huelga y remitió las actuaciones a [la junta de la Ciudad de] México, y aun así, Juan Villafuerte estalló la huelga y sacó a los trabajadores de trabajar, metiéndolos en un grave problema y haciéndolos objeto de demandas penales y todo.

En la Coca-cola nunca hubo huelga, y como nunca hubo huelga, la empresa se enojó mucho, compró a los trabajadores para que no estuvieran ahí en las guardias de la huelga, a la gran mayoría de los trabajadores, y a la par que nosotros sosteníamos un paro laboral de hecho, mas no de derecho, porque el secretario general decía que era de derecho, cuando realmente era de hecho. Entonces la Coca-cola tramitó ante la junta federal en la Ciudad de México la terminación del contrato colectivo con el SJOIM, y se agarró otro sindicato, y con todos los trabajadores que tenía comprados firmaron la titularidad del contrato colectivo de trabajo con otro sindicato charro.

  • ¿Qué papel considera que tendrá el sindicato surgido del Movimiento 20/32 en el panorama actual del trabajo en México, el (SNITIS)?

Este sindicato, el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios, surgió del movimiento, dela necesidad de pelear la titularidad de los contratos colectivos de trabajo. Yo pienso que toda esa gente merecía finalmente terminar viendo esos esfuerzos cristalizados en un sindicato que pudiese competir en contra de los sindicatos charros, y que realmente representase los intereses de los trabajadores, que en cada planta fueran los trabajadores quienes realizaran asambleas democráticas, y fueran quienes designen a sus representantes. También que estén asesorados por el sindicato, y fue por ello que nos dimos a la tarea de formar el sindicato.

Yo tenía 34 años luchando por un registro sindical y nunca se me dio, y por supuesto se nos da gracias al esfuerzo de los trabajadores de Matamoros, pero los precursores en la lucha de la visibilización de la precariedad laboral son los trabajadores de Ciudad Juárez, Chihuahua, por eso fue mi interés de que el sindicato fuese nacional, para no tener que meterme en mi estado nuevamente a querer hacer un movimiento como el movimiento 20/32 de Matamoros, y poder lograr el registro de un sindicato. Entonces dijimos, hacemos un sindicato nacional, si lo quiere usar Guadalajara lo usa Guadalajara, si lo quiere usar Ciudad Juárez ¿sí me explico? O sea, para realmente librarnos de los charros, que sea ese el compromiso, pero ha sido muy difícil, o sea, son gente que está enraizada con los partidos políticos, con los políticos de cualquiera de los partidos, con la gente, en la sociedad, con las Iglesias

Si sería importante construir una red de solidaridad nacional e internacional con el SNITIS, pero el problema es que a veces hay practicas extrañas entre la solidaridad nacional e internacional. La gente que baja recursos llega a los movimientos que ya están armados, y a veces llega a desarmarlos. Conmigo a veces llegan y me critican porque no les gusta cómo hablo, porque grito, pero así hablo yo, no se hablar de otra forma, no le pongo florecitas a mi discurso. Otro motivo, por ejemplo, por el que la izquierda se enoja mucho con mi persona es porque no soy proletaria. Pues no lo soy, pero fui a Matamoros para ayudar a los obreros.

Sobre la Cuarta Transformación, preguntaría: ¿dónde están los mecanismos para implementar las sanciones en contra de los patrones que no respetaron doblar el salario digno en la zona franja o zona fronteriza? Por ejemplo, en ninguna parte hay un mecanismo de sanción, no hay ninguna inspectoría en sus horarios, no hay nada. Les iba a seguir concediendo el beneficio de la duda, porque iban a regular el outsourcing… aunque yo sea de la idea de Fernández Noroña, de desaparecerlo, porque el outsourcing es violatorio de todo derecho mínimo, de cualquier prerrogativa mínima establecida en favor de los trabajadores. Entonces, el mismo personaje, fíjate cómo van coincidiendo las cosas, Monreal, el coordinador de la bancada de MORENA en el senado, es exactamente la misma persona que quiere violar el estado de huelga en Matamoros, y esta persona es la que le dice, no, no, no pasa hoy esa ley, y hay que hacer parlamentos públicos para efecto de ver cuál será la popularidad de la medida o no, pues nada es más impopular para los patrones, y entonces dices tú, estaban como dispuestos a darles el beneficio de la duda, pero ahora van para atrás, van a seguir legitimando el outsourcing, y la verdad eso va a ser fatal para México.

  1. ¿A qué otros obstáculos se ha enfrentado y cómo han reaccionado sus detractores?

He tenido que soportar los efectos de lo que ha resultado para ellos insoportable ¿no? Ha habido un sofoco mediático contra mí, pero también un golpeteo muy bajo, me han difamado. Dedicaron por ejemplo 7 minutos con Loret de Mola para difamarme a nivel nacional, durante 7 minutos entrevistaron a un abogado que nada que ver, diciendo que yo era una “ladrona”, “estafadora”, “extorsionadora”, “defraudadora”, que sólo estaba endilgando, que había amasado una gran fortuna…

Eso fue en Televisa, y luego en Milenio salió otro video donde me han hecho ver como si yo fuera “una abogada cuerno de chivo”, así me pusieron en el reportaje. ¿Cuánto cuestan 7 minutos en Televisa? ¿Cuánto cuestan 7 minutos en Milenio? ¿Cuánto cuestan 7 minutos o dos días seguidos en el noticiero de Hechos? O sea, realmente, como que hay más inversión de la que tú y yo podamos creer ¿verdad? En ese sentido, entonces, pues he apechugado. Ellos creían que distorsionando la verdad, o distorsionando la figura de mi persona, o calumniándome, acabarían con mi lucha… he llorado mucho, eh, no soy tan valiente como parezco, porque sí se han pasado, han dicho cosas sobre mí, mi familia me dice que no tengo necesidad de esto, “sabemos nosotros que son mentiras, pero la gente que no te conoce, y que lee, puede creer que sí es verdad, porque a estas alturas del partido, arriesgas tu prestigio que te ha costado tantos años.”