PENSIONES: La OCDE y sus constantes “recomendaciones”

En el 2015 la Organización para la cooperación y el desarrollo económico (OCDE) publicó un sesudo estudio sobre el sistema de pensiones en México, según este, el sistema de cuentas individuales, introducido en 1997 para los empleados privados y en 2007 para los empleados públicos, ¡ha sido todo un éxito!

La cosa no para ahí, pues el objetivo del texto es identificar aspectos que “pueden y deben mejorarse”, por ejemplo incrementar o “flexibilizar” la edad de jubilación, aumentar el monto de las aportaciones de los trabajadores, y “allanar” la transición del viejo al nuevo esquema.

13342389_10207963367616923_641356384_n

 

Desmenucemos cada una de las propuestas.

El informe de la OCDE introduce el concepto de “riesgo de longevidad”, es decir el riesgo de que, una vez retirándonos de trabajar se nos ocurra vivir más años de los estimados, por lo tanto, según la OCDE, se nos debe obligar a trabajar hasta más viejos (suponiendo que encontremos donde hacerlo), pues de lo contrario, por nuestra irresponsable acto de seguir respirando seriamos una pesada carga (no se especifica para quien, pues bajo el nuevo esquema se libera de esta responsabilidad al estado).

Después de haber dicho que el sistema de cuentas individuales es todo un éxito, se reconoce en el documento que los trabajadores que estamos bajo ese esquema, al momento de nuestra jubilación contaremos con una pensión equivalente a apenas una cuarta parte de los que percibíamos como trabajadores en activo. La gran solución que proponen es aumentar el monto de las cuotas de los trabajadores, sapiencia pura, sobre todo si tomamos en cuenta que en México apenas el 30% de la población económicamente más favorecida tiene capacidades reales de ahorro y el 30% de los trabajadores ni siquiera percibe lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas.

La OCDE señala que “el principal problema del sistema de pensiones mexicano” es que se haya permito elegir a los trabajadores que comenzaron a trabajar antes de la reforma, bajo qué esquema de pensiones quieren retirarse, pues esto “desprestigia” al nuevo sistema, ya que “un individuo que haya trabajado y contribuido un mes antes de la introducción del nuevo sistema recibirá un monto de pensión bastante mayor que un individuo que entró un mes después”, es decir, como las comparaciones son odiosas, mejor que se iguale todo a la baja, para lo cual proponen un corte de caja, de aquí en adelante todos a las AFORES.

13393049_10207963370456994_91831779_n

En todo evento público en que aparece algún funcionario de la OCDE, este no pierde oportunidad de repetir semejantes “recomendaciones”, lo más preocupante es que dichas “recomendaciones” son en realidad instrucciones precisas al gobierno mexicano, bajo amenaza de represalias económicas si estas no se aplican. Con todo esto la OCDE sirve de vocero oficial a las grandes empresas trasnacionales, las cuales no dejan de presionar en todo el mundo para que se apliquen políticas que incrementen cada vez más la explotación de los trabajadores, para así mantener la tasa de ganancia de los empresarios.

¿Cuantas vueltas más de tuerca soportaremos los trabajadores antes de decidirnos a dar una batalla frontal contra el arrebato de nuestros derechos?

 

David Pedraza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *