octubre 27, 2020

MLmedios

La radio con ideas que te mueven

Nada es gratuito en la historia

Foto: Jornada Ayotzinapa

La siguiente reflexión pretende contribuir a la jornada por Ayotzinapa y reivindicar el legado aportado por quienes llevaron a cabo el asalto al cuartel Madera e inspiraron el surgimiento de la Liga Comunista 26 de septiembre.
PROLOGO
 
El propósito del presente texto es realizar un breve comentario introductorio acerca del texto elaborado por el revolucionario Arturo Gámiz García[1], maestro normalista rural, titulado: La participación de los estudiantes en el movimiento revolucionario.
 
En primer lugar deseo resaltar la importancia de su estudio entre la comunidad estudiantil ya que esclarece de manera sencilla las dudas de todos aquellos estudiantes en los que se despierta el interés por defender las conquistas sociales y luchar por el pleno acceso a una educación pública, gratuita, científica, laica y popular pero sobre todo al servicio del pueblo trabajador.
 
 
En cuanto a su valor histórico es preciso mencionar que se debe no solo al correcto análisis sobre la condición objetiva de los estudiantes y su papel con relación al desarrollo de la lucha de clases en México durante un momento internacional de auge revolucionario, sino también por aportar elementos teóricos orientados a superar la desorganización, espontaneidad y falta de claridad política del movimiento estudiantil.
 
 
Por un lado, se debe mencionar que, desde su publicación en 1965, la rueda de la historia no se ha detenido ningún momento ya que han transcurrido varias decenas de años de duras lecciones por los grandes retrocesos políticos e ideológicos pero también de dignos avances en la lucha social. Sin embargo estos últimos son desconocidos para la juventud a causa de las maniobras políticas tendientes a tergiversar la historia que han escrito un sin número de personas consecuentes en la lucha por una vida digna, democracia, tierra y libertad. En efecto la voz del pueblo trabajador paulatinamente ha sido silenciada y es por tal motivo que hoy muchos jóvenes desconocen los triunfos de los movimientos obreros, campesinos, populares y estudiantiles del siglo XX.
 
Por otro lado, desde la caída del muro de Berlín, ya han transcurrido más de 30 años de haber iniciado el periodo de restauración del capitalismo en la mayoría de países que pertenecieron al campo socialista, lo cual no significó progreso social sino más bien un duro retorno a las condiciones de la dictadura burguesa que sin escrúpulos sumergió a los pueblos de todo el mundo en un empobrecimiento tan profundo a causa de la renovada desigualdad social. En particular, ésta renovada desigualdad social se acentuó principalmente con la contracción de los derechos sociales y laborales que había conquistado el movimiento comunista, sindical y social en muchas partes del mundo. En el caso de México queda patente el ataque sistemático a la clase obrera con las reformas al sistema de seguridad social (1995); las reformas estructurales durante el peñismo; la reforma laboral de 2012 y perfeccionada en 2019 y el renovado Tratado de Libre Comercio de 1994 entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que entró recientemente en vigor el pasado 1ro de julio de 2020.
 
En definitiva, la desigualdad social debe cesar, no es justo que unos cuantos vivan a costa de la explotación de otros y peor aun se roben la riqueza social producida por los trabajadores de esta nación. Es por ello que el presente texto debe ser estudiado colectivamente entre la juventud rebelde dispuesta a reorganizar como en tiempos pasados el movimiento estudiantil contemporáneo que debe salir del salón de clases a la lucha de clases, el proletariado mexicano tiene depositadas sus esperanzas en la juventud rebelde que lucha por justicia social y la construcción de una nueva sociedad.
 
 
¡Nada es gratuito en la historia!
 
 
 

 



Arturo Gámiz García, fallecido en acción en septiembre de 1965 en la ciudad de Madera, junto con Pablo Gómez Ramírez y al menos otros seis u ocho revolucionarios más integrantes de la Unión General de Obreros y Campesinos de México, enterrados en una desconocida fosa común y a los que se conoce como los mártires de Chihuahua.